Crema de apio

     Tenía un manojo de apio triste dando vueltas por la nevera y me decidí a usarlo mediante esta receta. Delicioso y bien ligero. Y muy reconfortante, que el frío ya va llegando.

Ingredientes

  • 1 cebolla pequeña
  • 1 patata pequeña
  • 7 o 8 tallos de apio
  • 1 manzana grande
  • 250 ml de leche
  • 500 ml de agua
  • 3 cucharaditas de mantequilla o aceite
  • Sal
  • Pimienta

     En la cacerola ponemos la mantequilla, la cebolla y la patata peladas y finamente troceadas, salamos  y salteamos un par de minutos, hasta que empiecen a tomar color. Yo le puse aceite de oliva. Entonces añadimos los tallos de apio, limpios y cortados en trozos pequeñitos, y rehogamos unos 5 minutos, removiendo de vez en cuando. Ahora añadimos la manzana pelada y bien troceada, volvemos a rehogar unos minutos, y añadimos la leche y el agua, dejando cocer tapado y a fuego medio, durante 20 minutos.
     Trituramos con la batidora hasta obtener una crema bien fina, y ajustamos de sal. Dejamos cocer nuevamente 5 minutos a fuego suave, y ya podemos servirla. Muy rica.

Risotto de setas

     Una receta de Nicaldiet, que nos ha gustado a todos en casa. Rápida y sana. Tenía yo una deuda pendiente con los risottos, pero creo que ha llegado a su fin.

Ingredientes (1 persona)

  • 50 gr de arroz arboreo
  • 3 setsas shitake
  • 3 champiñones
  • 1/4 cebolla
  • Sal
  • Pimentón
  • 1 cucharada queso manchego tierno rallado
  • 166 ml caldo de verduras
  • Peejil picado
  • Aceite o mantequilla

     Troceamos finamente la cebolla y la pochamos en el aceite o la mantequilla. La mantequilla le aporta un poco de untuosidad, pero está rico de las dos maneras. Añadimos las setas troceadas y sal y dejamos que se ablanden. Entonces echamos el arroz y damos unas vueltas,añadimos el pimentón fuera de fuego, movemos un poco y añadimos un cucharón de caldo. El caldo lo debemos tener caliente, y lo vamos añadiendo a cucharones cuando el arroz haya absorbido el anterior, y de vez en cuando vamos removiendo el arroz. Es una manera completamente diferente de la que yo utilizaba para cocer arroz. Así, vamos añadiendo el caldo hasta completar la cocción, cosa de unos 20 minutos. Cuando falten un par de minutos, añadimos el queso  damos otro par de vueltas. Espolvoreamos con el perejil picado y servimos.
     La siguiente vez que lo hice no tenía caldo. Mojé el arroz con 100 ml de vino blanco y luego fui echando agua caliente. Y también estaba delicioso.

Hamburguesas de lentejas

   Estoy descubriendo nuevas formas de cocinar y de combinar alimentos, gracias a la decisión de mi hijo de hacerse vegetariano. Además de sustituir la carne por soja texturizada en los guisos tradicionales, aprendo la  manera de combinar otro tipo de proteínas, para conseguir que se alimente bien. La opción más fácil ha sido comprar este tipo de hamburguesas, pero poco a poco voy probando yo a hacerlas. El resultado de hoy ha sido muy rico, muy sano y bastante más económico. Así que, a por ello.

Ingredientes

  • 100 gr de lentejas rojas
  • 100 gr de arroz integral cocido
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 ajo
  • Perejil
  • Sal
  • Pimienta
  • Comino molido
  • 1 cucharadita de semillas de chía
  • 1 cucharada de pan rallado

     En un cazo con agua y un poco de sal, he puesto a cocer las lentejas, sin remojar, durante 15 minutos, las he apartado y las he escurrido.
     En una ensaladera he puesto el arroz, que ya tenía cocido, las lentejas escurridas, el ajo , el perejil y la cebolla picados, la chía y las especias. Lo he mezclado todo bien con las manos y le he puesto el pan rallado para darle un poco de consistencia. Lo he metido en la nevera, un mínimo de 30 minutos.
     pasado ese tiempo, he formado las hamburguesas y las he puesto en una bandeja de horno forrada con papel. Me han salido 9. les he puesto un poco de aceite de oliva por encima, y las he metido en el horno frío, 20 minutos a 200ºC, calor arriba y abajo, a media altura. Pasado este tiempo, he subido la bandeja y he puesto la opción de gratinar durante 8 minutos.
     Han quedado crujientes y deliciosas, con menos grasa que las comerciales, y sin aditivos. Es una receta que sin duda repetiré, y lo bueno de ésto es que puedes ir variando los ingredientes: quinoa en lugar de arroz, o además de, champiñones, pimiento,....
     Las que me han sobrado las he congelado para otra ocasión.
     Incluso también, formando bolitas más pequeñas, constituyen un aperitivo bien rico.

Porridge

     O gachas de avena. Un desayuno que he descubierto hace poco, que está bien rico, y que te deja llena, llena. Tiene para mí, varios inconvenientes, que se pueden subsanar con facilidad. Uno es el tiempo, porque has de cocerlo durante unos 10 minutos y después ha de enfriarse, para mí. Ésto puede arreglarse dejándolo preparado la noche anterior, para luego calentarlo. Y el otro es encontrar la consistencia adecuada, para que no se convierta en un engrudo. Y ésto también depende del gusto de cada uno.

Ingredientes

  • 1 1/2 taza de leche de vaca o vegetal
  • 1/4 de taza de copos de avena

Opcional

  • 1 cucharada de azúcar moreno o cualquier otro endulzante
  • Unas pasas
  • Unas frambuesas
  • 1/2 plátano
     Ponemos a cocer la leche y cuando esté caliente, añadimos la avena, y la cocinamos durante 5-10 minutos, removiendo de vez en cuando para que no se pegue. Servimos y ponemos por encima el azúcar, para que se funda con el calor y forme una costra. Antes, podemos ponerle la chía, si así lo decidimos.
     Cuando se enfría un poco, podemos añadirle unas pasas, o frambuesas,o arándanos, o unas rodajas de plátano....Es un desayuno de lo más saludable, y bastante saciante, gracias a su contenido en fibra.
Y por lo que he leído por ahí, puede hacerse en versión salada, ya que la avena tiene un sabor bastante neutro,  sustituyendo la leche por agua o caldo, y añadiendo ingredientes salados: queso, champiñones, cebolleta, tomate, aguacate, un huevo pochado. Además, se puede tostar primero la avena. Eso lo dejaremos para otro día.